Cómo llevar el barco para hacer wakeboard

orem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation

Cómo llevar el barco para hacer wakeboard

El wakeboard es un novedoso deporte náutico que suma aficionados cada día y que exige una coordinación perfecta entre el rider, que va sobre la tabla, y la embarcación que tira de él. Nos encanta enseñaros cosas relacionadas con el mar, por eso os enseñamos a fondear un barco.

Saber, por tanto, cómo llevar el barco para hacer wakeboard es tan importante como conocer la técnica para seguir y saltar su estela.

Así es como debes conducir el barco para hacer wakeboard

El wakeboard combina elementos del surf, del snowboard y del esquí acuático. Requiere equilibrio, concentración, velocidad y agilidad. Para quien lo practica supone una inmensa sensación de libertad saltando sobre las estelas que genera el barco.

Para disfrutar de las wakes (estelas) el rider necesita una tabla específica y también un barco con la velocidad para hacer wakeboard apropiada en cada caso.

Rider y patrón de barco son un equipo y solo con una conexión perfecta entre ambos es posible disfrutar de este apasionante deporte.  

La persona que va sobre la tabla sujeta entre las manos el palonier, el asa unida al resistente cabo que parte de la embarcación para poder tirar de él.

Por su parte, quien dirige la embarcación a motor debe tener claro cómo manejarla, manteniendo esa velocidad para hacer wakeboard que permita llevar tensa la cuerda cumpliendo todas las medidas de seguridad.

Consejos para llevar el barco al practicar wakeboard

Seguir una serie de consejos en una embarcación de wakeboard resulta fundamental para pasarlo genial minimizando riesgos. Llevarla es sencillo, pero requiere tener en cuenta algunos detalles importantes.

La práctica del wakeboard exige concentración no solo del rider, sino también de la persona que lleva el barco. La estabilidad y la velocidad de la embarcación son las dos variables que el patrón debe tener siempre bajo control, sin olvidar los siguientes consejos:

Barco y equipamiento

Se puede practicar wakebording tanto con embarcaciones intraborda como fueraborda, pero siempre que cuenten con un motor que tenga la potencia suficiente. Un motor de 90 CV es (o más) es válido para practicar este deporte como aficionado. 

En cuanto a la dimensiones, no hay reglas exactas, aunque lo ideal es un barco ligero y manejable de eslora mínima de 5 o 6 metros, que puedes llevar perfectamente con el titulín

Velocidad mínima y máxima

Además de ayudar a  reducir el consumo de una embarcación, es un dato fundamental a la hora de llevar el barco para hacer wakeboard.  La velocidad no debe ser inferior a los 20 km/hora, ni tampoco superar los 37 – 38 km/h.

En esa franja, quien controla el barco y el deportista tendrán que averiguar cual es la velocidad en la que ambos se sientan cómodos y disfruten de este divertido deporte. A mayor velocidad más potencia para saltar estelas a más altura.

Ritmo constante evitando movimientos bruscos

Acelerar o frenar bruscamente es un error que hay que evitar, porque los cambios bruscos de velocidad pueden hacer caer a la persona que va en la tabla.

Llevar una velocidad uniforme, adaptándola con suavidad al estado de la mar, requiere cierta práctica para evitar que el barco se balancee o cabecee.

Si gobiernas la embarcación, cuando tengas que reducir o aumentar la velocidad o incluso detener el barco, hazlo de manera progresiva.

La estela y la correcta distribución del peso

La práctica del wakeboard requiere que el barco haga estelas atractivas que inviten al salto. Lograrlas depende, en gran medida, de la pericia del patrón que, además de controlar la velocidad, debe vigilar el reparto del peso dentro de la embarcación colocando la carga y a sus pasajeros en el punto justo. Cuanto más peso vaya en popa, más altas serán las estelas.

Control en giros y vueltas

Las maniobras en un barco de wakeboard son similares a las que realiza cualquier otra embarcación, pero es fundamental recordar al hacerlas que se está ‘remolcando’ a una persona subida a una tabla.

En este sentido, además de mantener en lo posible la velocidad de crucero, a la hora de gira es importante hacerlo en forma de ‘ojo de cerradura’, es decir, un giro a la derecha va a requerir primero una pequeña y lenta apertura hacia la izquierda (y viceversa).

Si tienes que dar la vuelta, porque el rider se ha caído, antes de girar es básico reducir la velocidad al mínimo o incluso detener por completo la embarcación, unos segundos.

Medidas de precaución

Disfrutar del wakebording con seguridad requiere no olvidar algunas sencillas medidas. En el barco, además de quien lo gobierna, debe ir un copiloto que mire a popa y esté pendiente del deportista.

Tanto el rider como los del barco tienen que conocer las señales mínimas para poder comunicarse indicando, por ejemplo, la necesidad de parar, de ir más despacio o de volver a puerto.

Llevar un barco para hacer wakeboard implica disfrutar, pero estando atento a la navegación: bañistas y buceadores, otros barcos, condiciones meteorológicas… Mantener una distancia de seguridad respecto a la costa y a las playas es, también, medida básica.

¡Alquila tu barco en Calpe para hacer wakeboard con nosotros!ASí es 

You Might Also Like This...

Share The Article

Descuento -50€ Alquiler Puesta de Sol o Amanecer